Principal

Contactar

 

Cronología

 

Índice de Reyes

 

Enlaces

 

Proyecto

 
Segundo Imperio Intermedio
-3500
-3250
-3000
-2750
-2500
-2250
-2000
-1750
-1500
-1250
-1000
-750
-500
-250
0
     

XVI DINASTÍA
(1650-1580 a. C.)

 

La necesidad de un gobierno nativo en el Egipto ocupado

 
Columna XI del Papiro Real de Turín

Dentro de la habitual dificultad existente para posicionar cronológica e históricamente todos los periodos dinásticos comprendidos en el II Periodo Intermedio, en lo referente a esta XVI dinastía, cabría decir que en gran medida ha sido debida a la confusión que por mucho tiempo se ha mantenido al considerársele, bien una dinastía extranjera (hicsa) por las informaciones que se desprenden de la obra del sacerdote e historiador egipcio Manetón (s.III a.C.), según la versión de Julio Africano (s.II-III d.C.) y recogida por Jorge Sincelo (s.VIII-IX d.C.), bien una dinastía tebana de acuerdo con la otra versión de Eusebio de Cesarea (s.III-IV d.C.), también recogida por el monje Sincelo. Hoy en día, ateniéndonos a las evidencias históricas derivadas de las otras arqueológicas, cabe señalar que la llamada XVI dinastía, en realidad hubo de estar más próxima a la versión manetoniana de Eusebio de Cesarea, que a la citada con anterioridad, ya que ciertamente estuvo formada por reyes cuya área de influencia se limitó al área local tebana o zonas muy próximas, y por lo tanto, lejos de la identidad hicsa señalada.

Tras el vacío de poder que originó la caída del gobierno de Menfis, probable capital del Egipto faraónico durante la XIII dinastía, en manos de las tropas hicsas de la XV y con ello, la eliminación del poder central egipcio, nació en el sur del país cierta resistencia que acaba desembocando en la formación de dos pequeños reinos que no tratan sino de hacerles frente: por un lado en la región tebana nacía la XVI dinastía, y en la de Abido, otra denominada por K.S.B. Ryholt, "Dinastía de Abido".

Ciertamente hay muchas dudas sobre la verdadera naturaleza de estas dos dinastías, y de las razones por las cuales se conformaron ambas, y no una como hubiera sido lo propio en esas circunstancias si es previsible se contara con la presencia de algún miembro de la corte menfita de la XIII que, huído hacia el S. ante el avance de las tropas hicsas, le hubiera concedido legitimidad. Pero si bien hoy en día se carecen de esas evidencias documentales, y en realidad es posible que tal circunstancia atendiera a otro tipo de cuestiones hoy por hoy desconocidas, sí que la presencia de algunos oficiales de la desaparecida corte menfita en la ahora dinastía tebana de la XVI, permite aventurar la hipótesis de que al menos sí que con esta pudo existir algún tipo de nexo de unión. Por otro lado, y es de destacar, no conociéndose conflictos armados entre los vecinos reinos de Abido y Tebas, y por el contrario, sí entre éstos y los hicsos (sobre todo con los tebanos tras la destrucción del abidense), hace pensar, y fuera cual fuera la verdadera identidad de ambos reinos, que tanto abidenses como tebanos mantuvieran un similar objetivo: expulsar al extranjero.

Reconstrucción en corte de una mina de galena en Dyebel Zeit.
L'Égypte Restituée. S. Aufrère, J.Cl. Golvin y J.Cl. Goyon.

En base a la profunda reconstrucción histórica llevada a cabo por K.S.B. Ryholt de lo señalado en el "Papiro Real de Turín", se ha podido identificar como pertenecientes a este periodo, a 15 reyes que aparecen entre sus columnas X y XI. Prácticamente todos ellos atestados en la ciudad de Tebas, o dentro de su área de influencia marcada en el N. por la ciudad de Hut y en el S. por la de Edfú, a excepción de diversos escarabeos del rey Suadyenra-Nebiryrau (I) hallados en lugares como Gennari, Faras y Mirgissa en Nubia, cuya localización permite aventurar que durante su reinado existió cierto tráfico comercial con sus otros enemigos, los nubios, o como se ha apuntado recientemente gracias a las inscripciones halladas en la tumba de un gobernador de la ciudad de El Kab, por nombre Sebeknajt (II), a alguna posible incursión tebana por aquéllas tierras durante su reinado. En cualquier caso, si esa circunstancia se dió, esa frontera sur en tierras nubias hubo de mantenerse por un muy escaso periodo de tiempo

En el aspecto social, son significativos los lazos que se establecieron entre realeza y familias importantes de la región, o también, el incremento del favor real hacia dioses tebanos como Amon-Ra o Mentu. Por otro lado, y como cabría esperar de un reino aislado por sus poderos enemigos, hicsos al norte, y nubios al sur, no se tienen noticias de contactos con otros pueblos asiáticos. Únicamente es conocida cierta expedición mandada realizar por el rey Seuserenra-Bebianj a la región minera de Dyebel Zeit (véase mapa), en la costa del Mar Rojo, según nos narra cierta estela allí encontrada. Hasta tal punto entrañó dificultad el tráfico comercial con otros pueblos, que fue práctica común durante esta dinastía y la XVII, que incluso hubieron de construirse en madera de sicomoro los ataúdes reales, o de personajes influyentes, ante la imposibilidad de conseguir otro tipo de materias más preciadas del Mediterráneo Oriental.

Aunque no ha llegado a nuestros días tumba real alguna de este periodo, a excepción de una en Dra Abu el-Naga (Tebas occidental) propiedad de la reina Mentuhotep, esposa del rey Sejemrasementauy-Tot, su hallazgo y el de los posteriores enterramientos reales de la XVII dinastía aquí localizados, hacen suponer que esta fuera su necrópolis.

Cuando el vecino reino de Abido cae en manos hicsas, ya sólo Tebas pudo hacerles frente. Debieron ser años difíciles para el pueblo tebano, pues unido a las hambrunas endémicas que regularmente vino padeciendo Egipto durante todo su II Periodo Intermedio, ahora se unía el acoso al que se verían sometidos por parte de las fuerzas de la XV dinastía. De esa situación, se da buena cuenta en algunos textos y onomásticas reales que nos han llegado: "Quien ase a través de la Fuerza" o "Violento de Apariencias" (Sejemrasementauy-Tot), "El Poder de Ra que restablece las Dos Tierras" (Sejemraseusertauy-Sebekhotep), "Quien nutre su ciudad salvándola del hambre" o "El Poder de Ra que nutre las Dos Tierras" (Sejemrasanjtauy-Neferhotep), "El Poder de Ra que rescata Tebas" (Sejemrasheduaset), "Quien trae la Paz" o "La Paz de Ra es estable" (Dyedhotepra-Dyedumes I) o "Quien nutre las Dos Tierras" (Seneferibra-Senusert IV), por citar tan sólo unos ejemplos. Pero si bien Tebas acabó cayendo en manos hicsas tras no menos de medio siglo de combates, aún a pesar de la carencia de datos existente sobre la toma de Tebas, su estancia parece fue breve ya que bien por un levantamiento tebano, bien por la necesidad de hacer frente a los avances hurritas por tierras de Canaán, se produjo el abandono del Alto Egipto en tiempos del rey hicso Aauserra-Ipepi, y favorecidos con ello, se inició una nueva etapa histórica: la XVII dinastía.



PRINCIPALES ACONTECIMIENTOS
POLÍTICOS CULTURALES SINCRONISMO CON EL MUNDO ORIENTAL
- Tras la toma de Menfis por parte de los hicsos, formación en el Alto Egipto del reino tebano de la XVI, quizás por algún miembro real menfita - Consolidación de los dioses Amón-Ra y Mentu - Incursiones hurritas por tierras de Canaán
- Fronteras entre la ciudad de Hut y Edfú - Aislamiento del reino tebano. Inexistencia de contactos comerciales con otros reinos  
- Unión familiar de la realeza con la de los personajes influyentes de la región - Expedición a la región minera de Dyebel Zeit  
- Eliminación del vecino reino de Abido en manos hicsas - Uso de los sarcófagos llamados "Rishi"
- Abandono hicso del Alto Egipto. Formación de la XVII dinastía. - Enterramientos en Dra Abu el-Naga
  - Catástrofe de la isla griega de Santorin (?)

REYES
1
¿?
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
¿?
13
¿?
14
¿?
15
¿?
a
b
c
d
e

OTROS PERSONAJES PRINCIPALES
-